1 envío / 0 nuevos
admin
Socialización de cachorros

Socialización de cachorros

La socialización de cachorros es algo que debe preocupar y mucho al propietario ya que sin esta el perro tendrá muchas dificultades para poder convivir con el ser humano.

Hace algún tiempo escribimos un artículo donde hablamos de las etapas en los perros, en esta ocasión vamos a centrarnos solamente en la socialización de cachorros.

La socialización es una etapa crucial en la vida de un perro, esta ocurre desde la 3ª semana de vida pudiéndose alargar hasta las 12 o 14 semanas (según razas e individuos puede variar). Todo esto lo tenemos que matizar ya que realmente la socialización de un perro tiene lugar “durante toda su vida”, siendo el periodo anteriormente mencionado el más crítico en esta fase.

Hay que tener en cuenta que el perro se debe de coger con 8 semanas de vida, esto quiere decir que cuando se haya adquirido el cachorro el proceso de socialización ya está comenzado, por lo que tendrá que ser criador el que haya comenzado el proceso de socialización.

¿Con qué se debe socializar un perro?.

Un perro se debe estar socializado con todo lo que se vaya a encontrar en su vida diaria, es decir:

  • Coches.

  • Bicicletas.

  • Motos.

  • Patines.

  • Ascensores.

  • Personas.

  • Perros.

  • Otros animales.

  • Ruidos etc…

¿Por qué es tan importante socializar en esta etapa si antes se ha dicho que la socialización tiene lugar “durante toda su vida”?.

El cachorro a partir de la 3ª semana de vida se encuentra en una fase muy impresionable, esto quiere decir que todo lo que no le impresione ahora no le impresionara en un futuro, mientras que si intentamos socializar después de las 14 semanas nos va a costar más trabajo que el perro se habitúe al entorno en el que vivirá. A medida que vaya pasando el tiempo no solo será más lento el proceso sino que será más difícil socializar el perro.

¿Qué problemas pueden ocurrir si no se socializa al perro como es debido?

Como adiestrador perros Madrid nos hemos encontrado de todo y de “todos los colores”, nos podemos encontrar desde perros que atacan a las personas, a perros viven con un miedo increíble durante toda su vida.

La socialización desde la 3ª semana hasta la 8ª.

Como bien hemos dicho en esta etapa es cuando empieza esta fase, sin embargo nada podemos hacer en estas fechas ya que será el criador el que tenga acceso a los cachorros, debiendo asegurar que los cachorros no son separados de la madre y los hermanos hasta que llegue la hora de marcharse a un nuevo hogar. Si el perro no tiene oportunidad de establecer relación con sus hermanos y madre se le estará privando de un aprendizaje importantísimo, sin este la socialización por parte del propietario puede ser algo más complicada. Por otro lado el simple hecho de que el criador esté tocando a los cachorros desde pequeños facilita que se habitúen a la presencia de los humanos, será más que suficiente siempre y cuando se actúe de forma cuidadosa con los cachorros ya que una mala manipulación puede tener efectos fatales en los cachorros.

La Socialización de la 8º a 14 semana de vida.

El momento ideal para llevarnos al cachorro a casa es cuando ya tiene los 2 meses de vida. Los primeros días es normal que esté un poco decaído de ánimo e incluso tenga un poco de diarrea, todo esto es debido al extrés producido por el cambio del entorno y la separación de sus familiares.

Los primeros días dejaremos que el cachorro se vaya acostumbrando a la nueva casa y una vez el perro esté adaptado a su nuevo hogar será el momento de empezar a trabajar con el. Al llegar a casa se empezará a socializar con todo lo que le rodea, así que tenemos que tener especial cuidado con todos los “aparatos” que utilizamos.

Todos estos “aparatos” emiten ruidos y vibraciones que pueden ocasionar miedo en el cachorro, por lo tanto una mala experiencia con cualquier aparato o artilugio puede quedar muy marcada en el cachorro, incluso puede extenderse a estímulos parecidos.

Por lo tanto deberemos siempre tener en cuenta 2 cosas:

  • La distancia a la que el perro es sometido a dicho estímulo.

  • La intensidad del estímulo.

No todos los perros son iguales y con esto se quiere decir que no todos los perros responden igual al mismo estímulo. Para algunos perros escuchar la lavadora por primera vez no proboca un estado de miedo, sin embargo para otros escuchar el mismo sonido les hace huir o incluso defecar u orinar del miedo que sienten.

Con todo lo mencionado no queremos decir que haya que estar sometiendo adrede al perro con todo lo que nos encontremos, sino que hay que dejar al perro que el mismo se vaya socializando y habituando a todos los elementos de la casa. Solo tendremos que estar atentos a todo lo que le puede asustar y condicionar un poco la situación para que se reproduzca tal y como queremos con el fin de evitar una mala experiencia.

  • Por ejemplo: Si vamos a secarnos el pelo con el secador, antes de empezar a utilizarlo debemos cerciorarnos de que el perro no está encerrado con nosotros en el baño en un espacio reducido, es mucho mejor que esté lejos del estímulo y que sea el mismo el que se acerque a ver que es ese ruido, después de unas cuantas repeticiones se irá acostumbrando a todo lo que le rodea.

Fuera de casa también debemos hacer un buen trabajo socializando al perro, sin embargo fuera de casa existen muchos estímulos que no podemos controlar. Lo que sí podemos hacer para las primeras veces es buscar entornos lo más tranquilos posible e ir aumentando gradualmente a un entorno más rico en estímulos.

  • Por ejemplo: Si tenemos un cachorro que nunca a salido a la calle y decidimos en su primera vez pasearlo por Gran Vía (Madrid) en hora punta puede que el perro reaccione de mala forma creándose malas experiencias en ese mismo instante.

Como podéis observar en todo lo visto anteriormente todo se basa en no “hacer nada” o sea que lo único de lo que tenemos que asegurarnos es de que al perro se le vayan presentando situaciones que puede aceptar sin la aparición del miedo o de estrés alto, siempre que sea posible, con todo esto nos aseguramos que el perro se socializa correctamente. De todos modos una buena opción sería contratar a un adiestrador de perros en Madrid que nos ayude en este proceso.

Ahora vamos a hablar de la socialización con perros, si bien hemos dicho antes que la socialización empieza a la 3ª semana de vida y hasta la 8ª no debemos separarlo de su madre y hermanos, hay que tener en cuenta que habrá que seguir socializando al perro con otros perros.

¿Qué tener en cuenta a la hora de socializar a los perros con otros perros?.

  • Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que nuestro perro tenga todas las vacunas antes de juntarse con otros perros con el fin de que no se contagie de ciertas enfermedades que le pueden costar la vida.

  • Una vez que lo tengamos con la vacunación al día hay que intentar darle muchas experiencias con otros perros.

  • No juntarlo con perros que no estén equilibrados, no todos los perros nos servirán.

  • Es bueno que busquemos variedad en perros, tanto en cachorros como adultos, cuantas más razas de perros conozca mejor, perros grandes, lanudos, pequeños, medianos, con el pelo corto etc….

  • Hay que tenerlo vigilado, sobre todo en caso de que los perros sean de un tamaño superior al nuestro con el fin de cortar cualquier situación que no fuese correcta, como por ejemplo un caso de agresividad a nuestro perro, aunque es mucho mejor preguntar antes al dueño si su perro es sociable para permitirle que se relacione con el nuestro.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de socializarlo con otras personas que no son de la casa y con niños?

  • Una vez estemos paseando con nuestro perro por la calle es fácil que la gente al ver que es un cachorro se agache a tocarlo, sin embargo en algunas ocasiones las personas se “echan” encima del perro, incluso lo tocan de manera desmedida y muy efusiva pudiendo provocar un miedo y rechazo al ser humano.

  • Con los niños habrá que tener especial cuidado, sobre todo con los muy pequeños, los cuales pueden ser demasiado bruscos con el cachorro.

Conclusión: La socialización es un periodo muy sensible en el perro, por eso tenemos que asegurarnos de que socializa bien con todo lo que se vaya a encontrar en su vida diaria, al ser sometido a estímulos que no formarían parte de su vida si este viviera en libertad (como por ejemplo una aspiradora) puede crearle algunos problemas al perro. Solo hay que asegurarnos de que tenga experiencias positivas con todo lo que le rodea, cuantas más mejor.

Aquí os dejamos algunos artículos que puede que sean de vuestro interés:

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Ultimos temas añadidos

  • En este artículo hablamos de Fast una galga que ya forma parte de la familia de Jescan, una perra que parecía que estaba destinada a morir se recupera increíblemente.
  • La residencia canina en Toledo que ofrecemos es una estupenda alternativa para cuando no puedan cuidar de su perro, nuestro personal le otorgará un trato como si lo hiciera usted mismo
  • Nuestra residencia canina en Albacete está diseñada para que su perro se sienta como en casa, nuestras actividades harán que su perro también disfrute de una vaciones
  • Nuevo servicio de residencia canina en la provincia de Ciudad Real, dirigida por educadores caninos profesionales, expertos en psicología canina

Descarga nuestra APP

La app de Jescan es la única con la que podrás enseñar a tu perro muchos trucos de manera fácil, paso a paso te irá guiando para conseguir los objetivos, además puedes disfrutar de todos los artículos de nuestra web desde la misma aplicación sin olvidar que dispondrás de un completo listado de clínicas veterinaras y tiendas de animales y por su puesto es gratuita.